Reúnete con tus oyentes

Published
18/07/2011

Como si ya no hubiera suficientes cosas que hacer a la hora de planificar una reunión, sugiero una consideración adicional: atender a las necesidades de las diferentes formas en las que escucha la gente.

¿Por qué es tan importante?

  • Las reuniones son exitosas cuando cada participante piensa, a la hora de marcharse, que ha invertido bien su tiempo. Esto significa que es esencial satisfacer sus necesidades individuales, incluyendo la forma en la que recibe información.
  • Las reuniones bien gestionadas se traducen a clientes satisfechos que repiten. Cuando los organizadores de las reuniones son conscientes de que los participantes escuchan de forma distinta, pueden contestar preguntas y abordar temas en una forma que será apreciada por los participantes, haciéndoles sentir que se les tiene en cuenta.
  • Si se proporciona una variedad de opciones, es probable que todos se sientan partícipes en un momento u otro, lo que creará un ambiente de comunidad.

Gracias a mis investigaciones, he descubierto cuatro tipos distintos de oyente para que les tengas en mente cuando planifiques tu próxima reunión:

El oyente interpersonal. Se trata de una persona que escucha para aprender por sí misma cómo la información ampliará sus conocimientos y hasta qué punto le interesará el tema que se le presente. Los oyentes interpersonales requieren unas sesiones reducidas, ambientes íntimos y oportunidades de hablar con un puñado de compañeros sobre intereses mutuos.

El oyente extrapersonal. Se trata de una persona que escucha para otros y quiere saber cómo podrá compartir la información en su trabajo. Los oyentes extrapersonales requieren unas sesiones de grupo donde puedan socializar para conocer a gente nueva y para hablar sobre los contenidos de la reunión. También les gusta participar en actividades sociales.

El oyente resolvedor de problemas. Se trata de una persona que escucha para captar detalles, hechos y datos. Requiere buenos materiales, procesos sin contratiempos y que todo funcione según lo previsto. Los oyentes resolvedores de problemas quieren acceso a los ponentes para poder hacerles preguntas y tienden a disfrutar de discusiones en grupo moderadas por expertos.

El oyente conceptualizador. Se trata de una persona que escucha para captar ideas y opiniones. Le gusta colaborar con otros participantes para intercambiar ideas y prefiere hablar, en lugar de quedarse sentada escuchando. A los oyentes conceptualizadores les atraen las experiencias, son a menudo enérgicos y les gusta participar. Requieren actividades participativas y retos mentales.

¿Cómo se puede poner en práctica esta valiosa información?

  • Debes saber lo suficiente sobre las necesidades de cada tipo de oyente para asegurarte de que se tengan en cuenta durante la fase de planificación.
  • Debes conocer tus propias preferencias para poder aprovechar las fortalezas de los participantes y abordar tus propias debilidades.
  • Crea una lista de comprobación para los distintos tipos de oyente para procurar que las actividades de la reunión satisfagan en la misma medida las necesidades de los cuatro tipos.
  • Intenta hablar de cuatro forma distintas, hacer cuatro tipos de pregunta diferentes y proporcionar cuatro tipos de respuestas distintos hasta que dirigirte a los cuatro tipos de oyente se convierta en algo rutinario.

El escuchar es la más alta expresión de respecto.

Marian Thier
Presidenta de Expanding Thought, Inc. y Listening Impact
Boulder, Colorado, USA
info@xtho.com

Anuncio