¿Por qué el gobierno español ignora la importancia del segmento de reuniones, incentivos y eventos para nuestro turismo?

Published
08/09/2012

El Gobierno de España se afana por implementar medidas que, tarde o temprano, perjudicarán gravemente a uno de los pocos sectores que hasta ahora habían conseguido sobrevivir dignamente.

Recientemente, David Cameron volvió a referir a la industria británica de eventos, en una carta a la revista Britain For Events, en la que dice que "aplaudo la labor llevada a cabo por la industria de eventos del Reino Unido en la promoción del destino Gran Bretaña", y elogia la gran campaña, que calificó de "un gran éxito, sobre todo por la valiosa contribución de la industria de eventos a la economía de su país".

Mientras tanto, el Gobierno de España se afana por implementar medidas que, tarde o temprano, perjudicarán gravemente a uno de los pocos sectores que hasta ahora habían conseguido sobrevivir dignamente, por ser un poco competitivo y muy activo.

El Presidente, los ministros de Hacienda y de Turismo, el director general de tributos, el secretario de estado de Hacienda, la secretaria de estado de Turismo…, todos ellos saben perfectamente que las nuevas medidas fiscales que afectan a las agencias especializadas en la organización de reuniones, incentivos y eventos corporativos, en especial el IVA, conducirá inevitablemente al cierre de muchas de ellas, por falta de viabilidad, ya que, después de liquidar las cuotas de la seguridad social, IRPF e IVA, prácticamente no nos quedará nada para pagar los gastos generales, los costes de participación en ferias y workshops, ni los gastos de promoción, ni los sueldos que cobran los empleados.

El grupo parlamentario popular, cuando estaba en la oposición, era consciente de esta barbaridad y tomó las iniciativas parlamentarias para modificar la situación, presentando un proyecto en el parlamento para solucionar el tema del IVA. No fue aprobado por la oposición de los demás grupos parlamentarios, que también sabían perfectamente lo que están haciendo. Ahora que son gobierno y con mayoría parlamentaria, hacen todo lo contrario a lo prometido, incrementado el IVA sobre el margen bruto de las agencias del 16% al 21% y manteniendo la discriminatoria diferencia con respecto al IVA reducido con el que están gravados los elementos que normalmente constituyen los servicios que venden, como son el alojamiento o el transporte. ¿No es esto falta de coherencia?

Aumentar en cinco puntos un impuesto que, como establece el REAV (Régimen Especial de Agencias de Viajes), se calcula sobre el margen bruto, en vez de equipararlo al IVA reducido como reclamaba el sector, es una barbaridad que hay que cambiar rápidamente, si no quieren cargarse también este sector. Luego ya será tarde, y no debemos olvidar que las agencias especializadas en el segmento MICE han sido los principales promotores de los destinos turísticos españoles en ese segmento del turismo. El turismo español MICE lo pagará caro.

Hay otros temas que también son verdaderamente desconcertantes. Por ejemplo, el aumento del IVA aplicable a las cuotas de inscripción a congresos, que ha aumentado del 8% al 21%. Como todo el mundo que se dedica a esto sabe, este es un factor determinante en la elección de las sedes de los congresos internacionales. ¿Con quién vamos a llenar de ahora en adelante la multitud de palacios de congresos que nuestros ayuntamientos se han dedicado a construir en los últimos años? Esperemos que nuestras autoridades ya tengan diseñado un plan para encontrarles nuevas actividades y esperemos que no los pongan a competir con las ya existentes "Casas de la Cultura".

Y no mencionemos el cambio del IVA de los campos de golf, que han pasado del 8% al 21%. Sería un grave error que esta decisión estuviese basada en el hecho de que el golf se considerase una actividad de lujo, ya que gracias a ese deporte, España, y muy especialmente algunas zonas como la Costa del Sol, es elegida como destino por múltiples empresas para sus convenciones y para sus programas de incentivo, lo cual, no sólo genera beneficios y crea puestos de trabajo para los clubs de golf, sino que también se benefician de ello el sector de la hostelería, el comercio y los servicios en general, que, sin ninguna duda, se verán seriamente perjudicados por este cambio de IVA, al hacerlos inviables en muchos casos. Lamentablemente, la repercusión negativa ya la estamos viendo, y septiembre no ha hecho más que comenzar.

Por eso, la mayor parte de los que trabajamos en el segmento MICE de nuestro país nos preguntamos ¿por qué el gobierno español se empeña en seguir ignorando la importancia del segmento de reuniones, incentivos y eventos para nuestro turismo? En este sentido, ¡qué pena no tener un Sr. Cameron en España!

Luis Díaz
Director Ejecutivo de la Asociación Española de DMC (SpainDMCs)

Anuncio