Las agencias de organización de la COP15 redactan un protocolo para reuniones sostenibles

Published
28/02/2010

La COP15, conferencia sobre el cambio climático que se celebró este invierno en Copenhague, condujo a un acuerdo internacional que, según los críticos, no cumplió con todas las expectativas.

Los países participantes debatieron sobre la reducción de emisiones y la ayuda económica a los países en vías de desarrollo. Y en el acuerdo que salió de la conferencia se hacía un llamamiento a los países industrializados para que se comprometieran con la consecución de una serie de objetivos orientados a reducir las emisiones para 2020, lo que parecería encomiable, si no fuera por el hecho de que se trata de un acuerdo que no se puede aplicar legalmente.

De hecho, según los funcionarios del Ministerio de Turismo de Dinamarca, puede que no se recuerde la COP15 tanto por la implementación de una política específica sobre el cambio climático, como por un modelo pionero para futuros eventos, que no sólo explica cómo planificar una conferencia sostenible, sino también cómo ahorrar dinero al mismo tiempo. La COP15 acogió, alojó y dio de comer a miles de visitantes de todo el mundo, al tiempo que logró satisfacer los requisitos de las certificaciones de sostenibilidad turística Green Key y BS8901.

Ahora, las agencias implicadas en la planificación y celebración de la COP15 han acordado colaborar en un proyecto aún más aplicable, sirviéndose de sus experiencias y conclusiones para redactar un protocolo internacional para reuniones sostenibles que puede cambiar la forma en la que los profesionales del sector ven las reuniones.

“Esperamos que el protocolo ayude a las organizaciones a darse cuenta de que la organización de eventos sostenibles no conlleva un mayor gasto; de hecho, los casos prácticos que contiene el protocolo les hará comprender que ahorra de veras dinero”, dijo Jonathan Cohen de VisitDenmark. “En la actual coyuntura económica, eso ha de convertir la sostenibilidad en una opción atractiva”.

Pero para redactar un documento útil, las seis agencias de organización de la COP15 –VisitDenmark, Wonderful Copenhagen, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Dinamarca, el Ayuntamiento de Copenhague, MCI y Novo Nordisk– tendrán que colaborar como nunca. Y, según Cohen, eso incluye la coordinación de reuniones entre “gente muy atareada”. Por otra parte, el consorcio lleva más de un año celebrando encuentros para abordar el tema.

Una vez terminada a finales de mes, el protocolo incluirá tres elementos básicos: un estudio monográfico sobre la sostenibilidad de la COP15, unas líneas generales sobre el procedimiento a seguir para obtener la certificación BS8901 (además de otras certificaciones que vengan al caso) y una vista general de las mejores prácticas para la organización y celebración de conferencias multitudinarias con múltiples actores interesados.

Lejos de intentar usurpar cualquiera de las certificaciones o herramientas de referencia existentes, el protocolo ayudará a los organizadores a tomar decisiones informadas sobre cómo y por qué utilizar los estándares y herramientas existentes. Los miembros del grupo de estudio esperan que el documento ayude a comprender mejor las diferencias entre las opciones actualmente disponibles y a aumentar la concienciación sobre las certificaciones ecológicas.

Cohen afirma que el grupo de estudio presentará el protocolo en la ONU como marco para las prácticas sostenibles de futuras reuniones. Y el protocolo estará accesible para todo el mundo a fin de asistir en la planificación y celebración de eventos igual de complejos.

“Huelga decir que nos damos cuenta de que podríamos cobrar por este informe, pero nuestra principal meta ha sido permitir que todo el mundo tenga acceso a él, y eso es lo que vamos a hacer”, dijo Cohen. “El protocolo representa una oportunidad para presentar un libro blanco ante la ONU sobre la importancia del sector de congresos y reuniones y hasta qué punto éste toma en serio la sostenibilidad”.

Cohen insiste en que el protocolo no es “algo de Copenhague o danés”, sino una guía internacional para eventos de envergadura. Puesto que el Acuerdo de Copenhague contenía una resolución política encaminada a contener el cambio climático, el protocolo sentará las bases para la sostenibilidad en la industria de los eventos.

“Al igual que en la sociedad en general, el sector de congresos y reuniones necesita encontrar un enfoque más colaborativo para resolver muchas de las cuestiones que afrontamos juntos”, concluyó Cohen. “Espero que el protocolo marque un cambio radical en la forma en la que el sector de congresos y reuniones aborda la sostenibilidad, así como el comienzo de un esfuerzo mucho más colaborativo por parte de los actores interesados a fin de abordar juntos estos temas”.

El protocolo para reuniones sostenibles estará disponible en inglés en VisitDenmark.dk a finales de mes. Si hay suficiente demanda, cabe la posibilidad de que esté disponible más adelante en alemán y español.

Anuncio