España es el principal destino de invierno para los europeos

Published
30/11/2006

España sigue siendo el principal destino de invierno para los europeos, con el segmento del turismo tradicional de paquete manteniendo su cuota de mercado, pero cediendo terreno ante el turismo más especializado, como el wellness, el turismo activo y el golf.

Un moderado optimismo
Según los resultados del informe de coyuntura elaborado por Turespaña a través de la red de Oficinas de Turismo para la temporada de invierno 2006-2007 hay razones para un moderado optimismo, ya que continúa la tendencia de la temporada de verano y se conforman comportamientos ya señalados en anteriores informes del organismo para la temporada de invierno.

La venta online y una mayor flexibilidad
La venta online y una mayor flexibilidad del paquete turístico para esta temporada invernal son factores claves que están transformando el mercado. Aunque se pronostica una ligera caída en el número de llegadas, al igual que otros destinos, se espera que España mantenga su cuota del mercado de invierno e incluso lo aumente con relación a otros destinos como Alemania, Suecia, Bélgica, Italia y algunos países del este de Europa.

Wellness, turismo activo y golf
El turismo especializado, como el wellness, el turismo activo y el golf, cobra mayor importancia, y España mantiene su cuota de mercado a pesar de ser una estación en la que suele haber más competencia. No obstante, se espera un incremento de llegadas de EE.UU., Japón y los países latinoamericanos.

Los short-break y el turismo de ciudades
El mayor número de vuelos de las compañías de bajo coste a los aeropuertos españoles, procedentes sobre todo de Alemania, Austria, Italia, Países Bajos y Reino Unido, está potenciando los short-break (estancias cortas) y el turismo de ciudades. Sin embargo, la competencia en el mercado invernal de turismo de ciudades ha aumentado con la interrupción en el mercado de nuevos destinos, como Marruecos, Turquía y Croacia. A pesar de ello, las perspectivas son optimistas, aunque los resultados de la temporada de invierno de 2006-2007 dependerán en gran medida del comportamiento de los mercados francés y británico.

Anuncio