El equilibrio de poder entre el conferenciante y la audiencia está cambiando

Published
14/05/2008

Los tiempos están cambiando. Con el auge de la tecnología Web 2.0, el equilibrio de poder entre el conferenciante y la audiencia está cambiando.

Un buen ejemplo de esto es la conferencia South by Southwest (www.sxsw.com) que tuvo lugar recientemente en Austin, Texas.

La entrevista con el multimillonario gerente general de Facebook Mark Zuckerberg, de 23 años, fue un chasco. Ni él ni el entrevistador estaban preparados. Después de un tema mal enfocado tras otro a lo largo de 45 minutos, la audiencia se volvió cada vez más inquieta.

¿Qué es lo que hicieron? Pues sacaron sus móviles y empezaron a twitterear. Twitter (www.twitter.com) es una comunidad móvil Web 2.0 (una combinación de chat y SMS). Comentarios de texto sobre lo poco convincente que era la sesión empezaron a volar por la sala. La audiencia estaba cada vez más insatisfecha. Alguien envío un mensaje en el que retaba a sus compañeros a gritar “¡Zuck eres un mamón!”, y uno de los presentes recogió el guante, lo que marcó un antes y un después. Mientras que los medios sociales se hicieron con el control, el público empezó a gritar preguntas de su propia cosecha y la sesión se fue a la porra.

En primer lugar, la sesión fue un ejemplo de lo necesario que es que los conferenciantes tengan dotes para hablar en público y que el contenido de sus prestaciones tenga gancho. Pero también demuestra cómo los medios sociales Web 2.0 están inclinando la balanza del poder a favor de la audiencia.

Las audiencias exigirán cada vez más la oportunidad de opinar en las reuniones. Los conferenciantes y los profesionales del sector sabios reconocerán esta tendencia, se prepararán para ella e incluso utilizarán esta tecnología en su propio beneficio.

Afortunadamente, los conferenciantes, entrevistadores y anfitriones pueden brindarle a sus audiencias la oportunidad de opinar.

Un ejemplo de cómo se podía haber utilizado la Web 2.0 antes de la sesión es que el entrevistador hubiera utilizado un blog para preguntar a los asistentes con antelación lo que querían saber del conferenciante. ¿Qué es lo que se debe discutir?

No obstante se han desarrollado algunas herramientas al estilo de Twitter que le permite al conferenciante gestionar las preguntas de la audiencia y realizar encuestas para conocer su opinión a fin de aprovechar esta fuente de conocimientos. En resumen, existen técnicas móviles para enganchar a la audiencia y permitirles hacerse oír.

Vuku (www.VukuWeb.com) es un ejemplo de un sistema de votación por SMS. Un conferenciante u organizador de reuniones puede abrir una cuenta de uso ilimitado por alrededor de 200 dólares al año. El precio incluye un sistema móvil de votación y de preguntas, así como una página web propia para recibir los resultados y las preguntas. Cuando un conferenciante quiere recibir preguntas o realizar una encuesta, lo único que tiene que hacer es pedir a la audiencia que saquen sus móviles y envíen un mensaje de texto a una clave única de seis dígitos. Este mensaje puede ser una pregunta de texto o una respuesta numérica a una pregunta de selección múltiple; lo cual es similar al sistema de votación de American Idol (una especie de Operación Triunfo) pero con más prestaciones. Las respuestas se registran y se muestran inmediatamente en una página protegida con contraseña en el sitio web de ZukuWeb. Al igual que los sistemas de votación tradicionales, la página se puede proyectar en una pantalla a la vista de todos o el conferenciante o el moderador puede visionarla para contestar las preguntas.

Los miembros de la audiencia pueden hacer preguntas de forma anónima y se pueden realizar encuestas a una fracción del coste de los sistemas electrónicos de votación tradicionales, que cuestan una media de 10 dólares por persona al día.

Otros productos similares incluyen Log-On (www.log-on.nl) en Europa y QuickMobile (www.quickmobile.com) en Canadá.

Llevándolo al siguiente nivel, el iPhone y otros móviles inteligentes proporcionarán a las audiencias un mayor grado de interactividad a través de sistemas avanzados de navegación web.

En la actualidad, VisionTree (www.visiontree.com) proporciona un servicio que incluye un sistema de votación y de preguntas por SMS, el envío de avisos a móviles, una agenda de citas, y mucho más, que funciona con iPhone y otros productos similares. La empresa instala una red inalámbrica en el lugar de celebración de la reunión y reparte iPhones a los participantes que no los tienen. Es tan sencillo hacer una encuesta como rellenar un formulario web utilizando el móvil. Es fácil enviar preguntas de forma anónima al conferenciante, y ¡ofrece muchas más prestaciones!

A medida que las audiencias se familiaricen con estos móviles inteligentes, se abrirán más canales de comunicación entre ellas y los conferenciantes. Si un conferenciante quiere saber lo que opina la audiencia sobre un determinado asunto, si quiere recibir preguntas o si desea obtener evaluaciones inmediatamente después de la presentación, lo único que tendrá que hacer es pedirle a su audiencia que saque sus móviles y decir: “Votemos. Tendremos los resultados dentro de un segundo.”

Así que, te guste o no, tu público pedirá cada vez más que se le deje opinar sobre lo que quiere oír durante la presentación. Puede que incluso intenten tomar el control para exigirlo, como ocurrió en la conferencia South by Southwest. Los conferenciantes y profesionales del sector sabios reconocerán estas tendencias y se valdrán de algunas de estas herramientas para ayudar a dirigir el diálogo.

Anuncio