Cómo construir un sitio Web efectivo - Segunda Parte: Cómo conseguir que tu sitio Web se indexe debidamente: optimizando la usabilidad y los contenidos de tu sitio Web

Published
21/01/2007

El presente artículo, el segundo de la serie “Cómo construir un sitio Web efectivo”, aborda cuestiones claves relativas al diseño y los contenidos que atraerán a los usuarios a tu sitio Web.

Los tres artículos de la serie son:

  1. Qué hacer para que te encuentren
  2. Cómo conseguir que tu sitio Web se indexe debidamente (este artículo)
  3. Cómo conseguir que los usuarios añadan tu sitio Web a sus favoritos

El presente artículo trata del segundo de estos tres factores de diseño cruciales, además de ofrecer cuantiosas sugerencias y herramientas para mejor tu sitio Web.

Estos artículos te proporcionarán las herramientas para analizar tu sitio Web y hablar con conocimiento de causa con los diseñadores del mismo a fin de mejorar su rendimiento.

Sección 2: Cómo conseguir que tu sitio Web se indexe debidamente (cómo ayudar a los internautas explorarlo)
Si has seguido las recomendaciones de la primera parte, el tráfico hacia tu sitio Web debe haber aumentado. Ahora la pregunta radica en cómo conseguir que los usuarios lo exploren; qué hacer para que naveguen por tu sitio Web para encontrar todos los contenidos maravillosos que ofrece. En resumen, la cuestión es: ¿cómo se consigue que los lean?

Los contenidos son la clave
Los internautas buscan buenos contenidos cuando navegan por la Web. Si quieres que visiten tu sitio Web, debes asegurarte de que los contenidos sean consistentes y útiles. Lo primero que debes hacer para atraer a los usuarios es definir estos contenidos, tus servicios y/o tu/s producto/s con los términos que los usuarios utilizarán para encontrarte.

El tráfico que recibes siempre dependerá más de los contenidos que del estilo.

Cómo ayudar a los usuarios a encontrar los contenidos de tu sitio Web
Uno de los grandes retos que plantean muchos sitios Web, no obstante, es lo difícil que puede ser encontrar lo que se está buscando. Para ayudar a los usuarios a encontrarlo, hay varias cosas que debes tener en cuenta.

Define una proposición de ventas clara en el primer párrafo de la home de tu sitio Web
Muchos sitios Web no definen su propósito claramente. Si obligas a los usuarios a buscar lo que estás ofreciéndoles, muchos de ellos abandonarán antes de encontrarlo. Las imágenes son importantes, pero como complemento a los contenidos. Por ejemplo, la primera línea del primer párrafo del sitio Web www.corbinball.com reza así: “Sede de la tecnología para reuniones – el sitio Web más extenso del mundo sobre la planificación de reuniones y la tecnología para eventos”. Al definir los contenidos con las palabras clave que utilizan las usuarios para encontrar información de este tipo, queda muy claro lo que ofrece el sitio Web.

En otras palabras, responde rápidamente a la pregunta que se hacen los usuarios que visitan tu sitio Web: ¿Qué me ofrece? Esta misma pregunta también debe recibir respuesta de todas las principales páginas de contenidos de tu sitio Web.

La navegación
Un sistema de navegación deficiente es probablemente el obstáculo principal para los usuarios que se ponen a buscar los contenidos de tu sitio Web. Para ayudarles recomiendo lo siguiente:

  • Una barra de navegación consistente: Mantén el mismo sistema de navegación en todas las páginas y coloca la barra en la parte superior de la página o en el lado izquierdo. Los elementos de navegación de muchos sitios Web se cambian de sitio o formato en cada página, lo que confunde a los usuarios.
  • La regla de los tres clics: Deberían bastar con tres clics (o un máximo de cuatro) para llegar de cualquier parte de tu sitio Web a otra. Asegúrate de incluir un vínculo hacia la home en cada página para ayudar a los usuarios a desplazarse de un sitio a otro.
  • No más de siete elementos de navegación principales: Por regla general, la mente humana es incapaz de recordar con facilidad más de siete elementos. Si hay más de siete elementos de navegación (un máximo de nueve), esto causará confusión y, por lo tanto, los usuarios no explorarán a fondo tu sitio Web.

Si tu sitio Web contiene más de siete elementos de navegación, considera la posibilidad de consolidarlos o de usar elementos de sub-navegación.

  • Evita las páginas “splash”: Las páginas “splash”(a menudo animadas) son aquéllas que aparecen en algunos sitios Web antes de la página principal. No sólo aumentan el tiempo que se requiere para cargar la página, además de estorbar la visualización correcta de los contenidos, sino que no suelen contar que un sistema de navegación, incumpliendo así la recomendación arriba mencionada sobre la barra de navegación.
  • No incluyas la página visualizada en el sistema de navegación: Si estás visualizando la home, el botón de la página home debe aparecer seleccionada (de otro color normalmente) y permanecer desactivado. Se trata de un error muy común que dificulta el uso del sitio Web.

El diseño
La construcción de un sitio Web es una combinación interesante de arte y tecnología. Muchas empresas de diseño de páginas Web no logran un buen equilibrio entre las funciones de ambos hemisferios del cerebro.

Los contenidos y la mecánica de navegación implican el hemisferio izquierdo del cerebro, o la parte tecnológica, que se ha de compensar con el hemisferio derecho, o la parte artística.

Un diseño atractivo es un reflejo de tu imagen corporativa y le da carácter a tu sitio Web, así que debes prestarle atención. He aquí algunas recomendaciones:

  • Aspecto y carácter homogéneos: Todas las páginas de tu sitio Web deben tener el mismo diseño y cierta homogeneidad.
  • Puntos focales: En los países de habla inglesa la gente empieza a leer desde la parte superior izquierda hacia la derecha y abajo. Cuando leemos, instintivamente nos fijamos en la parte superior derecha de la página. Como consecuencia, constituye un buen punto focal. Para el branding recomiendo los logos. Asimismo es aconsejable que el logo se incorpore en la barra de navegación, y que se vincule a la home.
  • No llenes tu sitio Web con los GIF animados o múltiples puntos focales: Evita los “hámsteres bailones” y cosas por el estilo. Los gráficos parpadeantes que se ven en muchos sitios sólo sirven para distraer a los usuarios de lo que debe ser su principal punto focal.

La legibilidad
La lectura de textos en la Web es aproximadamente un 40 por ciento más lenta que la de los textos impresos. Si facilitas la lectura para los usuarios, es probable que se queden más tiempo en tu sitio Web y lean más. Debes tener en cuenta lo siguiente cuando redactas los contenidos:

  • Sé breve: Una página Web típica debería ser el 50 por ciento más corta que una promoción impresa. Sopesa cada palabra y omite las que sean innecesarias.

Una excepción a la regla son los artículos de contenido, como éste, por ejemplo, que los usuarios imprimirán para leer:

  • Céntrate en los contenidos que sean visibles en pantalla al cargar la página: Esto es una adaptación del término periodístico “por encima de la dobladura”. Lo que aparece en pantalla cuando la página carga por primera vez es mucho más importante que aquellos contenidos que, para verlos, hay que usar el scroll. En la medida de lo posible hay que utilizar páginas lo suficientemente cortas para que el uso del scroll apenas sea necesario.
  • Utiliza contenidos que sean fáciles de ojear: Las personas leen las páginas Web de la misma forma que leen un periódico. Ojean los titulares y se fijan en lo que les interesa. Del mismo modo debes utilizar los titulares, las viñetas y los resúmenes. Asimismo es aconsejable utilizar libremente los hipervínculos como manera de reducir la cantidad de texto.
  • Utiliza las imágenes: Una imagen vale más que mil palabras. Utiliza las imágenes y los gráficos para transmitir tu mensaje.
  • ¡No GRITES! Evita el uso de las mayúsculas, ya que dificulta la lectura y se considera inapropiado. Asimismo, no uses puntos de exclamación por las mismas razones.
  • Escoge una fuente básica de color oscuro sobre un fondo claro: Aconsejo el uso de cualquier fuente san-serif (Arial, por ejemplo) en negro o azul oscuro sobre un fondo blanco o claro. Las fuentes san-serif se visualizan mejor en pantalla y se resaltan bien con negrita. La gente está acostumbrada a leer caracteres negras sobre un fondo claro, así que no experimentes con otros estilos. Evita las imágenes de fondo o los fondos complejos porque chocan con los textos.
  • Se puede encontrar más información sobre cómo redactar contenidos para la Web en: www.useit.com/papers/webwriting/.

Cómo comprobar el rendimiento global
No todos los buscadores, ordenadores o conexiones de Internet son iguales. Tu sitio Web puede tener una buena apariencia en la pantalla de tu ordenador, pero quizá no funcione tan bien con otros sistemas.

Afortunadamente hay muchas herramientas que te pueden ayudar a comprobar si tu sitio Web funciona con múltiples plataformas.

Comprobadores múltiples:
Uno de los mejores en el mercado es: www.netmechanic.com/cobrands/zd_dev/

Con esta herramienta se puede comprobar gratuitamente cualquier página Web, y proporciona un análisis y recomendaciones para su mejora en los siguientes campos:

  • Vínculos erróneos (hipervínculos que no funcionan).
  • Diseño HTML (errores en el código HTML).
  • Compatibilidad con navegadores (el nivel de funcionamiento de tu página con diferentes versiones de los navegadores principales).
  • Tiempo de carga (el tiempo que tarda tu página Web en cargar a las velocidades de módem más habituales).
  • Ortografía (posibles errores ortográficos en los contenidos).

La optimización de la velocidad:
Si tu sitio Web no carga con rapidez, los usuarios no esperarán a que lo haga. Debes ser cauto en cuanto al peso de la página, sobre todo si una proporción significativa de los usuarios acceden a ella mediante una conexión por línea conmutada (dial-up en inglés).

Un tiempo de carga lento suele deberse a las imágenes. Las fotografías y otras imágenes son muy importantes para que un sitio Web sea efectivo. No obstante, recomiendo lo siguiente para ayudar a minimizar su impacto en el tiempo de carga:

  • Modifica el tamaño de las imágenes y escanéalas para que no tengan más de 75dpi: Ésta es la máxima resolución a la que un navegador puede mostrarlas. A resoluciones más altas, lo único que se conseguirá es ralentizar el tiempo de carga. Escoge un tamaño que se pueda visualizar claramente, pero no tan grande como para que aumente el tiempo de carga.
  • Recorta las imágenes: Utiliza sólo la esencia de la imagen, recortando lo prescindible.
  • Utiliza las imágenes thumbnail: Se trata de pequeñas imágenes que, cuando se hace clic en ellas, se abren para mostrar una imagen más grande a una resolución más alta. Estas imágenes ocupan poco espacio, cargan velozmente y permite a los usuarios ojear las imágenes y hacer clic en sólo las que les interesan.
  • Utiliza el atributo Alt: Este atributo especifica texto alternativo para agentes de usuario que no puedan mostrar imágenes, formularios o aplicaciones. Esto permite a los usuarios leer el texto antes de que las imágenes carguen completamente. El comprobador arriba señalado te indicará en el apartado HTML si los atributos Alt de tu sitio Web son correctos. Si cuando carga el texto, éste se mueve de sitio mientras el resto del sitio Web termina de cargar, es probable que los programadores no hayan hecho bien su trabajo.

Recomiendo que se utilice un tamaño de página (particularmente en el caso de la home) de no más de 45kb (que tiene un tiempo de carga de alrededor de 15 segundos con un módem de 28.8kb/seg).

Puedes usar el comprobador arriba mencionado para determinar el tiempo de carga de cualquier página de tu sitio Web. Otro sitio Web que te puede ayudar a analizar las imágenes de tu sitio e indicarte si es necesario modificarlas es: www.netmechanic.com/accelerate.htm

Las estadísticas Web: el informe global
Las estadísticas Web vienen en varios formatos y se pueden obtener gratuitamente de tu servidor. Aunque muchas personas las hacen caso omiso, es una información muy valiosa sobre el rendimiento de tu sitio Web. Las estadísticas más importantes son:

  • Las sesiones de usuario: ¿Cuántas personas han visitado tu sitio Web el mes pasado? ¿Ha recibido más visitas que el mes anterior? ¿Funcionan tus estrategias de marketing? Las sesiones de usuario son un indicador mucho más fiable que las visitas (hits en inglés), que pueden incluir cualquier elemento gráfico de la página (una sola página puede recibir múltiples “hits”).
  • La duración de cada sesión: ¿Cuánto tiempo pasan los usuarios en tu sitio Web? Si predominan las sesiones de menos de 30 segundos, algo no va bien.
  • La página de entrada principal: Esto te ayudará a saber cómo los usuarios han encontrado tu sitio Web.
  • La página de salida principal: Esto te indicará en qué punto han abandonado tu sitio Web.
  • Las páginas más populares: ¿Qué es lo que quieren los usuarios?
  • Las páginas menos populares: ¿Qué es lo que no les interesa a los usuarios o que no logran encontrar porque está oculto en el sistema de navegación?
  • Las páginas de referencia externa principales: ¿Cómo encuentran los usuarios tu sitio Web? ¿A través de buscadores o vínculos externos en otros sitios Web? ¿Cuáles son?
  • Las palabras clave: ¿Cuáles son las palabras clave que utilizan los usuarios para encontrar tu sitio Web? ¿Qué es lo que les interesa?
  • La localización: ¿Recibe tu sitio Web muchas visitas de fuera? ¿De qué países o estados son los usuarios?

Éstas son solo algunas de las estadísticas que suelen estar disponibles, y que pueden proporcionar datos significativos sobre tus estrategias para atraer a los usuarios a tu sitio Web y cómo captar su atención para que se queden.

Los tres artículos de la serie son:

  1. Qué hacer para que te encuentren
  2. Cómo conseguir que tu sitio Web se indexe debidamente (este artículo)
  3. Cómo conseguir que los usuarios añadan tu sitio Web a sus favoritos

Anuncio