Algunos diseñadores de sitios web hoteleros, no tienen ni idea… de lo que no saben

Published
30/09/2008

Cuando repaso algunos sitios web, nunca me deja de sorprender la cantidad de sitios mal diseñados que hayan desarrollado algunas empresas que se dedican al diseño web para el sector de la hospitalidad. Para agregar pecados al crimen, son escandalosos los honorarios inflados que cobran para diseñar sitios web que no se ajustan a los principios rectores de la optimización para buscadores ni a los fundamentos esenciales de la venta en dicho sector.

Ya sé que es fácil criticar el diseño web, pero no me refiero a lo atractivos que son los sitios ni a su apariencia, sino a su funcionalidad y al hecho de que no están optimizados para buscadores ni convierten visitas en reservas. Lo que critico es la falta de elementos esenciales enfocados al posicionamiento natural y a las ventas, además de la escasa competencia que demuestran muchas empresas de diseño web, incluso las grandes, para el diseño.

He llegado a la conclusión de que no tienen ni idea de lo que no saben, o simplemente no entienden nada de la materia.

Hay incluso algunas empresas que se dedican al diseño web para el sector de la hospitalidad que venden plantillas web que incorporan la “gestión de contenidos”, lo cual es una combinación letal. La gestión de contenidos permite al personal del hotel realizar sus propios cambios; a pesar del impacto negativo que pueden tener las modificaciones erróneas.

Aunque a algunos hoteleros les puede parecer atractivo poder realizar ellos mismos cambios en su sitio web, hay que entender que los contenidos escritos del sitio web determinan el posicionamiento natural del mismo. Un buen diseñador sabe cómo incorporar palabras y frases claves en los contenidos web para optimizar dicho posicionamiento natural.

El uso de la gestión de contenidos es como una cita médica, en la que se te diagnostica una enfermedad y el médico te entrega un escalpelo para que te operes a ti mismo; el resultado puede ser doloroso. Los contenidos son lo más importante del sitio web de tu hotel, su corazón. ¿De veras quieres controlar tú mismo algo tan esencial? Es mejor dejarlo en manos de un experto.

No sería justo si no explicara lo que he querido decir con los “honorarios inflados” de algunas empresas de diseño web. No me refiero al coste final, sino a lo que se obtiene por ese dinero. Cualquier precio que cobre una empresa que desarrolla un sitio web disfuncional será demasiado. Muchas de estas empresas cobran un dineral por hora para luego encargarle el diseño a un técnico que gana 20 dólares la hora.

Un gran número de estas empresas dependen de lo que denomino “ocurrencias tardías” para arreglar los fallos de diseño. Cuando el rendimiento de tu sitio web deja mucho que desear y te sientes muy decepcionado, lo primero que sugieren es que se optimice para buscadores “a priori”, como si esto fuera una cura para el diseño web mal concebido. Para empezar, cuando se diseñó en su día, se debería haber aprovechado para dotar al sitio web de una estructura que se adaptara al posicionamiento natural y a la optimización para buscadores.

Otra táctica que utilizan muchos diseñadores web cuando su trabajo no ha obtenido los resultados esperados es sugerir que se pueda arreglar el desaguisado con una campaña de publicidad +de pago por clic. Ahora bien, creo firmemente en el poder del PPC, pero sólo si el sitio web en cuestión haya sido diseñado primero para captar tráfico generado por búsquedas genéricas. Una buena campaña de PPC siempre aumentará el tráfico a tu sitio web, pero ni es una solución a largo plazo ni un sustituto para el posicionamiento natural. No caigas en la trampa de las chapuzas para arreglar un mal diseño.

Ambas tácticas –la optimización para buscadores y la publicidad PPC– deben complementar el marketing online, en lugar de servir como parches para tapar los defectos de un sitio web mal diseñado. A medida que tu sitio web madura y aumenta su PageRank y popularidad, gracias al posicionamiento natural aparecerá regularmente en los primeros resultados de búsqueda. Si está debidamente estructurado y mantenido, producirá los resultados deseados.

Los diseñadores que saben…
Hace poco, sólo había un puñado de diseñadores web con experiencia en el sector de la hospitalidad. Hoy en día son legión. Desde luego, muchos de ellos todavía no saben distinguir entre el diseño web hotelero y el que está enfocado en la venta al menor. Estos técnicos piensan que basta con que un sitio web sea atractivo.

Los diseñadores de buenas entendederas saben que lo importante para el posicionamiento natural y las ventas es el cuerpo del texto, y no las imágenes. También entienden que un sitio web hotelero ha de tener dos propósitos: posicionamiento natural y ventas; y no sólo ser atractivo. Asimismo, miden el éxito de un sitio web por las reservas que genera; y no sólo por el número de visitas.

Los diseñadores experimentados entienden que la ubicación de tu hotel y aquellos aspectos del mismo que generan reservas han de ocupar un lugar de preferencia en tu sitio web; si falta esta información, el resultado es un “folleto online”, en vez de una herramienta de ventas. También saben que los contenidos de tu sitio web han de enfocarse en el posicionamiento natural, en lugar de ser atractivos sin más.

Cómo encontrar a un diseñador que sabe: haz preguntas

  • ¿Con quién está hablando? ¿Es comercial tu interlocutor o alguien que se implicará activamente en el diseño de tu sitio web? ¿Tiene experiencia el diseñador en el marketing hotelero?
  • ¿Abusa tu interlocutor de tecnicismos o habla el idioma del marketing hotelero?
  • ¿Tiene la empresa experiencia en la redacción de contenidos web para hoteles? Lo que cuenta son los contenidos.
  • ¿Cuántas páginas tendrá al final el sitio web? Incluso los sitios web de hoteles que cuentan con una oferta limitada de servicios deben tener 30 o más páginas para generar tráfico a través de las búsquedas genéricas o naturales. Cuanto más fuerte sea la competencia, más amplios tendrán que ser los contenidos.
  • ¿Cuáles son los otros sitios hoteleros que han diseñado? Y ¿qué tal su rendimiento?
  • ¿Emplean una estrategia lógica de enlaces? ¿Sólo utilizan técnicas de enlaces de “sombrero blanco” (es decir, lícitos)?
  • Covey dice: “Empieza con el final en mente”. ¿Cuál es su concepto de un sitio web exitoso? ¿Pretenden generar visitas o reservas?
  • ¿Cuánto cobrarán para realizar cambios una vez que se haya lanzado el sitio web? Si cobran por horas, ¿te cobrarán la hora entera incluso si sólo hayan tardado 10 minutos en realizar el cambio?
  • ¿Cuánto cobrarán en concepto de web hosting? Si es más de unos dólares al mes, es demasiado.
  • ¿Utilizarán un web hosting dedicado para proporcionar un ancho de banda potente?
  • ¿Llevan a cabo un análisis online de la competencia antes de poner manos a la obra?

Los elementos de diseño más importantes de un sitio web hotelero

  • Ante todo, investiga a fondo las palabras y frases claves.
  • Unos contenidos con una alta densidad de palabras claves en todas las páginas del sitio web, con un buen equilibrio entre textos e imágenes.
  • Un buen sistema de navegación; los usuarios no deben tener que aprender cómo navegar por tu sitio web.
  • Unas etiquetas y debidamente investigadas, únicas y bien redactadas.
  • Un diseño sencillo y atractivo con un mínimo de contenidos flash.
  • Un cuerpo de texto que haga hincapié en la ubicación del hotel, las atracciones cercanas, y otros aspectos que generen reservas.
  • Una estrategia de enlaces de “sombrero blanco” bien concebida.

El diseño web para el sector de la hospitalidad no es cosa de otro mundo, pero sí que requiere conocimientos de cómo y por qué los usuarios encuentran y seleccionan un hotel online. Supone mucho más que diseñar un sitio web atractivo; uno con todos los embellecimientos del mundo no servirá para nada si la gente no lo pueda encontrar. Será completamente inútil a no ser que el mensaje atraiga a esos usuarios a la página de reservas.

Contacto:
Neil Salerno, CHME, CHA
Hotel Marketing Coach
Email: NeilS@hotelmarketingcoach.com

Anuncio