¡SAL FUERA!

Published
17/10/2006

¿Por qué se celebran tantas reuniones de altos vuelos en el hoyo 18 de un campo de golf de fama mundial o a treinta mil pies por encima de la calle del mismo hoyo dentro de un jet privado de lujo asiático? Porque a los ejecutivos a la vieja usanza les encanta deslumbrar a sus colegas, clientes e inversores con su posición y éxito, y demostrar así su dominio.

La realidad, sin embargo, es que en un mundo de innovación agobiante, donde el premio se lo lleva la creatividad continúa, los enclaves de la elite corporativa son más bien cárceles que una recompensa. No sólo mantienen fuera a la masa (junto con todas sus ideas), sino a los líderes dentro (y aislados de un sinfín de oportunidades para aprender y desarrollarse).

Existe una solución sencilla: Sal Fuera. Hablando en serio: ¡sal fuera! Levántate de tu mesa y sal de tu oficina.

No se trata de tomarte unas vacaciones o de “la gestión in situ”.

No se trata de pasar más tiempo con tus empleados, escuchar a tus clientes o vigilar la competencia.

Todos son aspectos importantes, pero no inciden en el futuro. Tienes que ir mucho más lejos. Si quieres hacer algo nuevo en el mercado, has de renovarte a ti mismo con la misma seriedad, rigurosidad y creatividad con la que abordas la reforma de tu negocio. Así que sal fuera.

SAL DE TU COMODIDAD
Puede que domines en tu oficina, pero es probable que también seas víctima de tu propio dominio. Con demasiada frecuencia en el mundo de los negocios, preservamos y veneramos la experiencia cuando deberíamos retarla y renovarla. Sal fuera para actualizar tu experiencia. Vuelve al punto de partida. Ponte en la posición para descubrir algo nuevo. ¿Cómo? Pues, envía una invitación.

En 2004, Wieden+Kennedy, una destacada empresa de publicidad, fundó una escuela de publicidad pionera llamada “12”, con un anuncio clasificado cuyo titular rezaba: ¿POSEES TALENTO, HAS PERDIDO EL RUMBO, Y DISPONES DE DINERO/TIEMPO DE SOBRA?

Doce inadaptados brillantes con suerte pasaron un año en la agencia. Es un experimento en curso que consiste en introducir la candidez, la pasión y el nuevo talento en la empresa. Los estudiantes aprenden cómo funciona la publicidad; y sus profesores a ver las cosas desde una perspectiva refrescante.

No tienes que ser joven para pensar como la juventud. Dedícate un rato a jugar; contigo mismo. Coge una nueva herramienta (una cámara de vídeo, un pincel, una espátula) y utilízalo sin pensar. Intenta hacer algo que nunca has hecho (siembra un jardín, ofrece un discurso), sin prejuicios.

ROMPE MOLDES; CAMBIA TUS PUNTOS DE REFERENCIA
La mejor manera de abrirte la mente es sacudirla con lo desconocido. Sí; es difícil para cualquier adulto, y más aún si vives en la burbuja gerencial. Eso es por lo que tienes que establecer como meta personal la búsqueda de nuevos recursos, cambiar de entorno y reestructurar tus puntos de referencia. Sal para realizar un trabajo de campo. Ve a un sitio donde nunca has estado: un parque de monopatín, un mercadillo, un pleno del ayuntamiento. Piensa en contrastes. Si vives en las afueras, pásate la tarde explorando un barrio metropolitano diverso y bullicioso. Utiliza sentidos que rara vez empleas. Si tu trabajo es muy visual, asiste a un concierto de música de cámara y cierra los ojos. Déjate llevar por tus preguntas. Si te interesa afinar tu poder de observación, date una vuelta por un laboratorio forense. Tómate la molestia. Búscate tiempo para poder hacer un viaje sin tener que pensártelo dos veces. Ve una película en un idioma extranjero. Come en un puesto callejero. Utiliza el transporte público.

CAMBIA DE PIEL
No basta con mezclar las ricas ingredientes disponibles allí fuera en el mundo; has de remover las pasiones, los sueños y los proyectos durmientes dentro de ti mismo. Todos llevamos la cruz de nuestras vocaciones frustradas y logros soñados. Elige uno y empieza a trabajarlo en tu tiempo libre. Durante 18 meses, la directora de estrategia de una destacada empresa de diseño sacrificó sus fines de semanas (sin dejar de trabajar 50 horas a la semana) para completar el exigente curso de una conocida escuela de cocina. Ahora, su fantasía culinaria es trabajar con uno de los cocineros de más renombre del país. Pero el vivir tu fantasía no significa que tengas que matarte trabajando o cambiar de profesión; puede significar poner en marcha un proyecto (con autorización o sin ella) que reescribe tu currículo. Las organizaciones más progresistas comprenden el valor de cultivar estas pasiones personales. Prueba A: la política de Google de permitir a sus ingenieros más brillantes dedicar el 20% de su jornada laboral a proyectos de su propia elección (que a menudo se materializan en nuevas características o líneas de productos para la empresa).

Ninguno de éstos son actividades fuera de programa. Constituyen el meollo del desarrollo. ¿Has notado alguna vez que las personas y empresas más notables, fascinantes y exitosas no se ponen como meta serlo? No; aprovechan su tiempo en buscar a otras personas, lugares y experiencias notables, fascinantes y exitosas. Su curiosidad sólo rivaliza con su humildad. El motor que les impulsa es el de la exploración: no les importa la incomodidad con tal de plantear cuestiones sin respuesta, de empezar de nuevo. La buena noticia para todos nosotros es que nunca es tarde para empezar. Es así de sencillo: no te dejes vencer por el corporativismo, matando el tiempo hasta la jubilación. El futuro no se esconde debajo de tu mesa, está allí fuera.

¡Así que levántate y sal fuera!

¡SAL FUERA!
Del ‘The Big Moo’, THE GROUP OF 33, editado por Seth Godin.
Seth Godin fue vice-presidente de Marketing Directo de Yahoo! hasta el año 2.000. Luego fundó Yoyodine, la primera empresa en crear promociones y campañas de marketing directo online, que ayudó a convertir en empresa pionera del “marketing de permiso”, antes de venderla a Yahoo! Asimismo, ha publicado varios libros que han figurado en las listas de los más vendidos, como “Permission Marketing”, “Unleashing the Ideavirus”, “The Big Red Fez”, “Survival is Not Enough”, “Purple Cow”, “Free Prize Inside”, y “All Marketers are Liars”, su último trabajo que acaba de salir a la venta. Su dirección de e-mail es Seth@permission.com.

Anuncio