Montando tu propia empresa de eventos

Published
25/10/2013

¿Crees que estás preparado para montar tu propia empresa de eventos? Primero tendrás que responder a tres preguntas esenciales.

Cuando monté mi propia empresa de eventos, sabía que me encantaba la logística de planificación y me entusiasmaban extrañamente los plazos, pero no estaba segura de que quisiera poner en práctica dichas habilidades.

El proceso de encontrar tu nicho es iterativo e implica el análisis de datos desde múltiples perspectivas. Sopesas muchos factores y, con el tiempo, encuentras similitudes.

¿Qué me encanta hacer?
Para la mayoría de la gente, ésta es la pregunta más espinosa. Cuando emprendemos un negocio, estamos tan centrados en la identificación de nuestro público objetivo que a menudo olvidamos que nos tiene que gustar lo que hacemos. Yo estaba muy centrada en los servicios que necesitaba la gente. Me costó más tiempo identificar el tipo de servicios que quería proporcionar, algo que solucioné gracias a una combinación de experiencia y reflexión.

Cuando trabajaba en un evento, analizaba las cosas que me gustaban hacer y las que no me gustaban tanto. Esto me ayudó a identificar mejor mis habilidades. Invertí mucho tiempo en reflexionar sobre lo que me gustaba hacer en mi tiempo libre. La personalidad desempeña un papel en cómo actúas siendo propietario de un negocio. Necesitaba descubrir mis singularidades y cómo podía aplicarlos al mundo de los eventos. Descubrí que me encantaba la tecnología (puesto que la adopté pronto, era uno de los aspectos que me diferenciaba de otros organizadores) y que me apasionaba lo comunitario (se pueden hacer muchas cosas cuando creas un grupo de personas que comparten intereses y se implican emocionalmente).

¿Qué ven los demás?
Con frecuencia, la gente ve nuestras fortalezas y debilidades que no vemos nosotros. A la hora de buscar lo que te gusta hacer es importante sondear la opinión de otras personas. Esto se debe hacer en varios ámbitos; amigos, familiares, clientes y contactos profesionales. Cada grupo de personas tendrá unas perspectivas distintas y todas deben tenerse en cuenta. Cuando empecé mi negocio, redactaba unos contenidos para mi sitio web y luego los compartía con mis conocidos para que me dieran su opinión. Algunas personas añadieron palabras clave importantes que a mí jamás se me hubieran ocurrido.

¿Cuál es mi público objetivo?
Una vez que hayas identificado tus habilidades, debes pensar en quiénes van a contratar tus servicios. Aprendí que no tenía madera de organizadora de bodas o eventos especiales. También sabía que tampoco me iban los eventos de empresa.

A medida que llegaba a conocerme mejor a mí misma, mi di cuenta de que quería implicarme con las organizaciones con las que trabajaba. Soy organizadora de eventos, pero también tengo mucho interés y experiencia en el branding y las campañas sociales. Advertí que si trabajaba con emprendedores, podría implicarme más porque simplemente no tenían los recursos para externalizar la organización de sus eventos. Te pedían que trabajaras con sus equipos de desarrollo y marketing. Era algo que me encantaba hacer, así que pude consolidar mi posición en el nicho que había elegido. TMP

Anuncio