El súper Wi-Fi está al caer

Published
24/03/2011

Oh, Internet. Por mucho que aporte, participantes y organizadores siguen acobardándose de sólo pensar en pagar demasiado por él; tal vez como reacción horrorizada al precio exorbitante que actualmente se cobra por él en un mundo en el que MacDonald’s ofrece acceso gratuito a sus clientes. Además, el acceso Wi-Fi no parece ser una fuente de ingresos significativa para los hoteles y centros de convenciones que aún cobra por él.

Por supuesto, allá en 1993 el precio de servicios de telecomunicaciones ofertados por los hoteles estaba por las nubes, representando un 3.1% de los ingresos totales, según Colliers PKF Hospitality Research. En 2000, el RevPAR anual de dichos servicios casi alcanzó los 1.300 dólares americanos. Pero, desde entonces, ha ido cuesta abajo y sin frenos. Los últimos datos disponibles (correspondientes a 2009) de Colliers PKF sitúa el valor de los servicios de telecomunicaciones en tan solo el 0,4% de los ingresos totales; es decir, 178$ por habitación.

En espacios especializados, tales como centros de conferencias y convenciones, el Wi-Fi ha sido una importante fuente de ingresos. Aunque no hay datos precisos disponibles, Smart City –el proveedor líder de servicios de telecomunicación para centros de convenciones estadounidenses– sitúa la cuantía de estos ingresos, en su apogeo, por debajo del volumen de ingresos procedentes de alimentos y bebidas. Y actualmente el Wi-Fi gratuito es el precio que los espacios tienen que pagar para captar negocio.

Por lo tanto, las tecnologías de la comunicación, como los teléfonos inteligentes y el VoiP, han proliferado en detrimento de los ingresos generados por los servicios de telecomunicaciones que ofertan los lugares de celebración.

Al ritmo de los avances tecnológicos, el acceso inalámbrico de alta velocidad (por ejemplo, "3G," "4G" y "LTE") ha aumentado nuestra expectativas sobre la Web móvil. Los organizadores de reuniones que poseen un teléfono inteligente 4G saben de primera mano lo que significa para la productividad móvil la extensión de la infraestructura inalámbrica. Al ampliar y extender el flujo de datos, la funcionalidad de los dispositivos móviles crece exponencialmente, las posibilidades siendo ilimitadas: las emisiones de flujo de vídeo HD, teleconferencias móviles fiables, etc.

La siguiente innovación en la Web móvil para los profesionales del sector de congresos y reuniones anunciará una nueva revolución inalámbrica. Con el paso de la televisión analógica a la digital en los EE.UU., se ha liberado un valioso "espacio en blanco" del espectro de frecuencias. Lo que es más importante, estas frecuencias liberadas pueden dar cabida al acceso inalámbrico de última generación que promete mayores velocidades de trasmisión de datos que las del Wi-Fi actual (802.11n). Y las propias señales son más fuertes, válidas para distancias medidas en kilómetros, en lugar de metros, y son más efectivas a la hora de penetrar edificios, muros y otros obstáculos. Una señal Wi-Fi estándar puede tener actualmente un alcance de unos 50m2. Se calcula que el equivalente en "espacio en blanco" podría cubrir unos 30km2. Es evidente por qué la Comisión Federal de Comunicaciones de los EE.UU. (FCC) ha llamado este "espacio en blanco" el "súper Wi-Fi".

Este súper Wi-Fi podría eliminar la necesidad de Wi-Fi localizado en hoteles y centros de convenciones y llevará el acceso de banda ancha a zonas rurales. Los fabricantes ya están trabajando en el hardware para el "súper Wi-Fi" – Carlson Wireless presentó su primera incursión en este campo en una conferencia tecnológica, celebrada en diciembre, y productos para consumidores podrían llegar al mercado en 2012.

Considerado un recurso público por la FCC, este "espacio en blanco" estará abierto, sin licencia, y se gestionará del mismo modo que el Wi-Fi y tecnologías Bluetooth existentes. Y habrá una inmensa diferencia de precios entre los servicios inalámbricos existentes y el "súper Wi-Fi". Se calcula que el acceso individual al "espacio en blanco" podría costar 10$ al mes.

Debido a las variaciones en la disponibilidad de "espacio en blanco" abierto a lo largo y ancho de los EE.UU., puede que esta tecnología sea menos efectiva en las principales ciudades con menos frecuencias libre y un mayor número de usuarios. No obstante, incluso en las ciudades tan dependientes de la tecnología, como San Francisco, se calcula que se podría asignar más de una tercera parte del espectro de frecuencias de radiotelevisión al "súper Wi-Fi". En una ciudad como Las Vegas, que tiene una fuerte dependencia del sector de congresos y reuniones, podría superar el 50%.

Se espera que este avance tecnológico –aclamado por los ejecutivos de Google y el presidente de la FCC por impulsar la innovación y un nuevo amanecer– cree un mercado valorado en billones de dólares, donde los profesionales del sector de congresos y reuniones, los participantes en dichas reuniones y los consumidores serán los principales beneficiarios. One+

Anuncio