Consejo de Ergosalud: un servicio de gottraining

Published
03/10/2009

En la mayoría de actividades que realizamos a lo largo del día (conducir, planchar, dormir, trabajar con el ordenador, ver la televisión, leer, etc.) solemos adoptar posturas que perjudican bastante nuestras cervicales. Incluso otras, aparentemente tan cotidianas, como secarse vigorosamente el pelo con una toalla, son capaces de desencadenar tensión en el cuello.

Te proponemos un ejercicio muy sencillito para que veas lo alejada que suele estar nuestra postura de la correcta y como nos cuesta encontrar la posición de equilibrio de las cervicales. Sentado sobre una silla, colócate un libro en la cabeza y aguántalo en equilibrio. Una vez que lo hayas conseguido y sin dejarlo caer balancea ligeramente la cabeza hacia delante, hacia atrás, hacia la izquierda y finalmente hacia la derecha con pequeños movimientos. ¿Lo conseguiste? Si la respuesta es afirmativa y, además, conseguiste andar, es que no estás muy desequilibrado/a.

Entre las múltiples actividades que generan este tipo de dolencias encontramos una que destaca bastante: el trabajo con ordenadores.

Los malos hábitos posturales que adoptamos durante la jornada laboral provocan, al final, dolor en las cervicales. Pero ¿cómo se va desarrollando esta dolencia? Al principio aparece una ligera molestia en la nuca que poco a poco se va trasladando hacia la parte posterior de la cabeza y ambos brazos. Ésta desaparece al cambiar de postura o al acostarse.

Con el tiempo la movilidad del cuello se limita y el dolor irradia los brazos y manos, con hormigueo o pérdida de fuerza. También es frecuente que se acompañe de mareos y sensación de inestabilidad en la última fase.

Para prevenir y/o combatir este tipo de dolencias, te enumeramos algunos consejos que te pueden resultar bastante útiles para adoptar una buena postura frente al ordenador:
1. Monitor: a la altura de los ojos y a una distancia de 40-45 cm.
2. Brazos: en ángulo recto, con los hombros relajados y las muñecas apoyadas.
3. Al sentarte, coloca la parte lumbar contra el respaldo de la silla. Los pies deben tocar el suelo y las rodillas deben estar ligeramente más elevadas que las caderas.
4. Realiza los ajustes posturales pertinentes cada 15min. Postura consciente.
5. No olvides tomar una pausa activa cada dos horas. Realiza estiramientos y movilidad articular para liberar la tensión de las zonas que más esfuerzo soportan. Pinchad aquí para visualizar la tabla de estiramientos. ¡Son tres minutos!

Anuncio